Amigos de la Tierra es una organización ambientalista cuyos objetivos están orientados a trabajar desde y para el desarrollo de Sociedades Sustentables, proponiendo cambiar el modelo de desarrollo dominante, pues es el que genera la actual crisis social y ecológica planetaria. A partir de promover la participación de los distintos sectores de la sociedad y fomentar el trabajo en redes con diversos grupos, realiza actividades y campañas enmarcadas en los programas y estrategias institucionales.

jueves, 9 de enero de 2014

Monsanto obligada a suspender la construcción de su planta en Córdoba

Comunicado desde la Asamblea de Autoconvocadxs del Acampe
 
8 de enero de 2014

A las 13 hs aproximadamente, la Sala 2ª de la Cámara del Trabajo resolvió de manera favorable el amparo presentado en el mes de septiembre del año 2012 por la Asamblea Malvinas Argentinas.

Dicho amparo obliga como medida cautelar la suspensión de la construcción de la planta acondicionadora de granos de la empresa Monsanto que tiene lugar en Malvinas Argentinas, hasta que esta Multinacional genocida no presente el Estudio de Impacto Ambiental (cuyos resultados estarían para marzo) y no se lleve a cabo alguna instancia de definición en la cual tenga participación el pueblo.

Evidentemente, da una gran satisfacción saber que traen buenos resultados tanto esfuerzo, desgaste y compromiso por parte de todxs, de quienes estamos en el bloqueo y de quienes participan desde distintos espacios y de diferentes maneras, aunque creemos que es un momento propicio para acumular aun más fuerza para radicalizar la lucha, señalando a todxs los responsables y cómplices políticos.

Es importante resaltar y recordar que Monsanto ha avanzado considerablemente la construcción de la planta durante varios meses con el respaldo de la resolución provincial 595 y dos ordenanzas aprobadas por el municipio de Malvinas Argentinas. Este respaldo jurídico hoy fue declarado arbitrario e inconstitucional. Ante esto, el vocero de la multinacional ha dado a conocer cuál sería la postura de la empresa, hablando de apelación y de acciones que apunten a debilitarnos para seguir adelante con la impunidad que los caracteriza.

Somos muchxs los que creímos en lograr frenar el funcionamiento de la planta sosteniendo un bloqueo que lleva más de 100 días en los cuales Monsanto nunca cumplió con las normativas y reglamentaciones a las que se debería haber sometido.

Sin nuestras convicciones/acciones presentes en las puertas del predio no se podría haber frenado una construcción ilegal, un genocidio, y como fuimos y seguimos siendo demasiada molestia para los engranajes de poder tanto político como económico que sostiene Monsanto con los representantes (locales, provinciales y nacionales) hemos soportado represiones por parte del gobierno provincial, evidenciado la tercerización de la represión en manos de la Uocra además de sufrir diariamente la persecución y el hostigamiento de la policía.

Es por eso que si bien la paralización de la obra nos daría cierto oxigeno y un envión anímico importante, creemos que no debemos bajar la guardia y necesitamos fortalecer la lucha sabiendo que Monsanto es una de las empresas multinacionales que mas muertos tiene bajo su logo de progreso y posee demasiado poder para manejarse sin ningún tipo de reparo y con total impunidad, manipulando decisiones dentro del poder mismo. Ya hemos visto y sufrido esto en carne propia.
Todo este tiempo, los dirigentes políticos de turno (en todos los niveles), la justicia y el aparato represor del Estado han actuado en complicidad y en defensa de esta empresa.

No hay que disminuir nuestro accionar, no debemos darle ni un respiro a quienes nos asesinan los sueños de un modo de vida distinto, diferente al que nos propone este sistema basado en el saqueo, la contaminación y la explotación. No vamos a aflojar, al contrario, cada día seremos más y más para seguir resistiendo frente a esta maquinaria siniestra.

El Acampe sigue creciendo, el Bloqueo es una realidad que cada vez se encuentra más firme y allí te estaremos esperando, para seguir apostando a la vida y a la libertad, protegiendo nuestra tierra de estas empresas que solo intentan seguir la lógica de dominio y explotación planteada hace mas de 5 siglos, sometiéndonos y envenenándonos en nombre de la muerte y del imperialismo.

LUCHA POR LA VIDA!
SUMATE AL BLOQUEO!

Fuente:  https://www.facebook.com/acampe.en.malvinas/posts/1423887907848246

viernes, 20 de diciembre de 2013

Yahaveré fue reconocida como la primera comunidad guaraní correntina

Yahaveré, fue oficialmente reconocida la primera comunidad aborigen guaraní de la provincia de Corrientes, que gracias a los años de lucha de su gente cuenta ahora con personería jurídica.
Este hecho cobra especial relevancia al tener en cuenta las disputas que existen por su valioso territorio, ya que tanto el sector privado por medio de Thompkins, Haciendas San Eugenio o Laboratorios Roemmers, como el sector público con intereses en el turismo y otras explotaciones, intentan apropiárselo.

Conversamos con Miriam, una de las tantas personas que hizo posible lograr este reconocimiento.

"Venimos de una lucha de más de 9 años en defensa de nuestro territorio, de la tierra, de la cultura, de la identidad. (...) Nos habían dicho que teníamos toda la estructura de comunidad, que sabíamos de agricultura, de nuestros antepasados, y bueno así empezamos a investigar. Fue así que llevamos la presentación al INAI, y empezó el tema de investigar, hasta que vinieron las personas del INAI, hicieron las visitas correspondientes, la mayoría de la comunidad lo aceptó porque son familias que no están dentro de la comunidad. Eso hizo también un poco que viniéramos más, que las reuniones las hiciéramos en asamblea (...) hicieron que la comunidad escuche y se fortaleciera más también."

"El reconocimiento así como comunidad, más allá de todo, para nosotros es muy fuerte y es valoroso (...).
Que vengan a hacer una presentación de Andresito Guazurary, que es un indio que vivió en estas tierras como nosotros, pensar que viene de donde yo nací, de donde me crié, de donde tengo mis antepasados, y donde yo tengo historia! Eso es muy fuerte! y pienso que para la gente del lugar y también, para las demás familias que viven ahí. Un evento así la verdad que fue bueno (...) la verdad que nos fortalece y nos genera ayuda a recuperar nuestro territorio."

"Ahora viene el conflicto mayor porque viene la lucha en recuperar las tierras, el territorio, como Yahaveré ahora está más en manos de propoiedades privadas tanto de Thompkins como de San Eugenio, que es la empresa que más cantidad de tierra tiene.  Y vienen conflictos con el poder político también porque sabemos que estamos en un lugar estratégico como reserva, como turismo, y tienen en el ojo un montón de cosas (...) 
El gobierno actual, vendría a ser el de Ricardo Colombi, no apoya a los pobladores, no hay un diálogo fluído en sí. Entonces viene una lucha bastante fuerte, como que sabemos que nada va a ser fácil."

Escuchar el audio completo:

 

jueves, 19 de diciembre de 2013

STOP Harvard!: Los fondos de inversión en forestación, presentes también en Uruguay

Compartimos nota publicada por el Grupo Guayubira, de Uruguay.


Fondos de inversión en forestación: impactos de las plantaciones de monocultivos de árboles de la Universidad de Harvard

publicado el 
Durante la última década fueron apareciendo en Uruguay nuevos actores del agronegocio -los fondos de pensiones y los fondos de inversión extranjeros-, capitales destinados a la adquisición de tierras, producción de commodities, intermediación y comercialización agrícola. Uno de estos capitales pertenece a los fondos de inversión de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, que entre otras actividades, son destinados a la compra de campos y a proyectos de plantaciones de monocultivos de árboles en países del sur. La suba constante del precio de la tierra y el impulso que en estos países se da a la forestación son llamadores para estos negocios basados en la especulación financiera.
En Uruguay los fondos de inversión de Harvard operan bajo las sociedades anónimas Terena S.A, (con plantaciones en Tacuarembó y Rivera), Guanaré S.A. (con plantaciones en Durazno, Lavalleja, Canelones y Cerro Largo), Pinares A.A.R.L. y Parfen S.A. Todas estas SA obtuvieron de Presidencia de la República una excepción a la Ley Nº 18.092 sobre Sociedades Anónimas para continuar con la titularidad de los inmuebles rurales. Este fondo de inversiones ha sido noticia en las últimas semanas tras haber sido denunciado por los impactos causados en la provincia de Corrientes, Argentina.
En esa provincia argentina, Harvard es propietaria de 87.000 hectáreas de campo en la provincia de Corrientes con plantaciones de pinos y eucaliptos. Son gestionadas por dos sociedades anónimas: Empresas Verdes Argentinas S.A. (EVASA) y Las Misiones S.A. Los beneficios económicos obtenidos por la producción y venta de madera se destinan a financiar parte de la actividad educativa de excelencia que promueve la casa de estudios norteamericana.
Un estudio realizado por estudiantes de la Universidad de Harvard y difundido en el mes de octubre de 2013 reveló el impacto que estas plantaciones provocaron en los humedales del Iberá y en las comunidades locales de Corrientes (1).
Desde que la Universidad compró las empresas en 2007, ha expandido sus plantaciones rápidamente en áreas del estero del Iberá a pesar de que están protegidas. Según testimonios de pobladores locales afectados por las plantaciones, éstas generan escaso beneficio económico para la población local, fuerzan a los jóvenes a abandonar sus lugares de origen, reducen la productividad de los campos, crean problemas de salud y dañan las carreteras públicas.
“Las plantaciones de Harvard están destruyendo nuestra forma de vida,” dijo Adrian Obregón, un miembro de la Asociación de Pequeños Productores de San Miguel, una organización de cultivadores pequeños que viven cerca de las plantaciones de Harvard. “Nosotros queremos que Harvard pare de expandir sus plantaciones adentro de nuestras comunidades”. Según el estudio, la población local está preocupada por los impactos en el agua y en el suelo de estos monocultivos. Cuentan que debieron profundizar varios metros sus pozos de agua porque, a determinado nivel, el lecho se había secado. Además, los camiones que sacan la madera de los campos provocan graves daños en los caminos provinciales.
Organizaciones ambientales argumentan, además, que las plantaciones amenazan el hábitat de cientos de especies de plantas y animales así como la integridad de la segunda mayor reserva de agua dulce del mundo: los Esteros del Iberá.
Según declaraciones de Sam Wohns –uno de los alumnos responsables del estudio– a un medio de prensa argentino, “Harvard ha conseguido altos beneficios en Corrientes mediante el aprovechamiento de un clima que lleva a tasas rápidas de crecimiento, un marco legal que otorga beneficios fiscales a los inversionistas extranjeros y una imagen atractiva de responsabilidad corporativa. Sospechábamos que la universidad tenía inversiones poco éticas, y ahora pudimos comprobarlo. Me impactaron además las condiciones precarias de los empleados de las forestales. Harvard dice acoger a buenas prácticas, pero los pobladores viven situaciones contractuales irregulares. La mayoría de las plantaciones está dentro de los esteros. Según los documentos mismos de la empresa, no debería haber ni un pino allí. Pero no respetan ni sus estatutos: plantan sobre los cuerpos de agua y están secando los suelos” (2).
Las organizaciones locales y comunidades que viven en el entorno a estas plantaciones enviaron una carta a las autoridades de Harvard donde destacan que ellos viven de sus cultivos y de la tierra, alertan que la plantación de monocultivos de árboles en gran escala es una actividad “completamente enemiga de nuestras comunidades y ecosistemas, que empobrecen nuestros territorios y nos expulsan de nuestros lugares, quitándonos nuestra dignidad y cultura”. Por estas razones solicitan a Harvard un alto a las plantaciones hasta que se realice un estudio de impacto ambiental, que sea comunitario y participativo; que se aleje la frontera forestal a no menos de 2000 metros de las comunidades; y que se regularice la situación laboral de los empleados, hoy precarizados (3).
A pesar de sus impactos negativos, la mayor parte de las plantaciones están certificadas por el Forest Stewardship Council (FSC) por su manejo y práctica sostenible. Según las declaraciones del vocero de la presidencia de Harvard, “los proyectos se encuentran en áreas legales y se gestionan diligentemente a fin de minimizar el impacto en los humedales. Funcionan con pleno apoyo de autoridades y no han sido objetados por el Gobierno argentino. Evasa obtuvo importantes certificaciones de calidad y Las Misiones espera lograrlo pronto”. Sin embargo, en carta enviada por organizaciones internacionales a la presidenta de Harvard, éstas afirman que “los monocultivos de árboles a gran escala ocupan vastas áreas de tierras, provocan el desplazamiento de las comunidades locales, consumen enormes cantidades de agua y nutrientes del suelo y requieren el uso intensivo de agrotóxicos. Estas características las hacen intrínsecamente insustentables y por lo tanto no pueden ser certificadas como “sustentables”. La certificación del FSC avala, además, el acaparamiento de grandes extensiones de tierras por empresas que utilizan ese sello de falsa sustentabilidad para facilitar la obtención de las licencias necesarias para la expansión de sus actividades, agravando aún más los impactos ambientales y sociales” (4).
Se lanzó una campaña en internet para “Que Harvard detenga la destrucción ambiental y social en la zona de la Reserva Iberá”, quienes quieran apoyar pueden acceder aquí:
http://www.avaaz.org/es/petition/Que_Harvard_detenga_la_destruccion_ambiental_y_social_en_la_zona_de_la_Reserva_Ibera/?cop
Por su parte, un grupo de estudiantes y docentes del grupo Responsible Investment de la Universidad de Harvard organizaron una protesta frente a la casa de estudios para denunciar los impactos provocados en Argentina por sus inversiones forestales. Allí pidieron un alto a las plantaciones forestales en el Iberá, que son responsabilidad de la Universidad (5).
Notas:
1. “Harvard en el Iberá. Investigando las plantaciones para madera de la Universidad de Harvard en los humedales del Iberá de Argentina”, publicación conjunta del Oakland Institute y la Coalición para Inversión Responsable de Harvard, ver documento completo en inglés en
http://www.oaklandinstitute.org/informe-harvard-argentina
2. “Harvard posee tierras en el país y sus alumnos la acusan de explotarlas mal”
http://www.clarin.com/sociedad/Harvard-tierras-alumnos-acusan-explotarlas_0_1017498323.html
3. Carta a la Presidenta de Harvard
http://salvemosalibera.org/blog/slider/carta-a-la-presidenta-de-harvard/
4. Carta en respuesta a las declaraciones de la Universidad de Harvard
http://atiargentina.blogspot.com.ar/2013/11/carta-en-respuesta-las-declaraciones-de.html
5. Ver https://www.facebook.com/ResponsibleHarvard?directed_target_id=0
Artículo elaborado con información enviada por Organización Ecologista Guardianes del Iberá (http://salvemosalibera.org/blog/) y por Amigos de la Tierra Argentina (http://www.amigos.org.ar)

miércoles, 18 de diciembre de 2013

"Harvard en Iberá", el video en el que los propios alumnos denuncian el accionar de su universidad

Harvard en Iberá fue realizado por estudiantes de dicha Universidad en su paso por los Esteros del Iberá en Corrientes y documenta las experiencias de las comunidades que se encuentran aledañas a los monocultivos de pinos.

El video da voz a los que sufren a diario las consecuencias sociales, económicas y ambientales derivadas de las inversiones de Harvard en la segunda reserva de agua dulce más grande del mundo.



Aclaración: para visualizar el video con subtítulos en español, hacer click en el ícono rectangular, a la derecha del reloj de la barra de reproducción. Clickeando luego en la flecha, ir a Traducir subtítulos, y buscar idioma español.

lunes, 16 de diciembre de 2013

STOP Harvard: Delicia, una joven voz que se opone al modelo forestal


Conversamos con Delicia, sobrina de Adrián Obregón, estudiante de la Escuela de la Familia Agrícola (EFA) Ñande Roga de San Miguel, provincia de Corrientes. Ñande Roga significa en guaraní “nuestra casa”, y así es como Delicia siente a su escuela y al campo. 


Con sus escasos 17 años, nos cuenta con claridad que la vida rural es la opción que elige para hoy y para su futuro.


¿Cómo es tu vida en el campo?

La vida en el campo es lo mejor, para mí, porque lo vivo día a día con toda la naturaleza que existe en el campo y bueno, compartir con mi familia es lo mejor también dialogar, a la tarde cuando llegan nos sentamos y estamos ahí charlando de alguna historia, anécdota, es lo mejor para mi vivir en el campo ya que escuchar los cantares de los pájaros, puedo compartir así el ambiente natural.


Nací en San Miguel, en el pueblo, en el hospital (…) mi hermano si nació acá en casa, ahora debe estar en la escuela (…) Tengo 17 años, cumplí el 4 de noviembre, estoy estudiando en la EFA (…) Ahora estoy curse todas las materias y pasé a 5to año, me falta poco… Se agregó un año más, son 7 años (…) Salimos con un título de Tecnicatura en Agronomía (…) Es una escuela rural que se dedica a toda la parte de agronomía(…) Aprendemos en primer año, empezamos a trabajar en la huerta y después cada año que vamos cursando tenemos trabajos más especificados (…), en segundo realizamos trabajo en los compuestos, abono (…) y ahora en la parte de comedor y cocina, en 4to año (…) Realizamos muchísimos trabajos y aprendemos muchísimo.


(En la escuela) son los mismos trabajos que realizamos en la casa, por ahí la diferencia es que tenemos todas las tecnologías que en casa no tenemos, por eso tengo que saber aprovechar eso que nos brinda la escuela (…) 


Estoy muy contenta, cuando estaba en 6to grado deseaba ir a la EFA, escuché hablar de la EFA y me motivó (…), hice todo el esfuerzo para inscribirme (…) Cuando me adapté, empecé a trabajar para el festival que hace la escuela y sigo en eso también ( …), se realiza en el mes de noviembre u octubre (…)


Nosotros realizamos técnicas de huerta y esa técnica nosotros lo estamos implementando en la huerta familiar acá en nuestra casa, los profesores llevan un control, vienen y ven cómo está y cómo se están implementando las distintas prácticas (…) Nos enseñan a usar remedios caseros (…)  


¿Pensás irte del campo?

Mi idea es estar acá y mi sueño es estudiar un profesorado o una tecnicatura que se relacione con el campo, por ejemplo el profesorado de ciencias agrarias… Seguir así, en el campo, no me gusta mucho la ciudad.


¿Qué opinás del avance de las forestales?

¡Qué mal!,  dije yo, porque la verdad es que surgió mucho desastre, antes había mucho estero, agua, y ahora mirá así y… Aquella laguna, por ejemplo, crecía el agua y ahora se viene para abajo… Vos ves una casa en medio de las forestaciones y te entra una tristeza porque realmente creo que la sociedad no pensó en su futuro porque creo que no tenía que vender su tierra sin saber las consecuencias que trae una plantación (…) Por ahí dicen “brindan trabajo” pero no sabemos el futuro nuestro… Hablaba con una profesora mía, ella estaba preguntando qué queríamos ser cuando termináramos nuestro secundario y un compañero dijo que él quería ser técnico forestal y ella dijo: “creo que vos no estás pensando en el futuro porque vos tenés una capacidad de ser profesor... Puede ser que la forestación exista este año y después en el futuro tuyo falte trabajo, y qué vas a hacer con tu familia?” …  ¡Me quedó grabado! 


Creo que deberíamos tomar conciencia antes de vender nuestra tierra, si es que podemos, y no venderle a cualquier persona (…) Por ejemplo, aquella forestal que esta allá, tuvo que vender la señora y ella quedó en medio de la forestal! (Antes) había campo libre lleno de yuyos, nomás!


¿Cómo están los que se quedaron?

Yo creo que no sé cómo habrán quedado porque no pueden cultivar nada, maíz ni mandioca, nada… 


¿Alguna planta ya no crece desde que vino la forestal?

Los pastizales, por ejemplo… se van marchitando…


 ¿Cocinás con la comida de la huerta?

Sí. Cocino estofado, comida casera con verdura… ahora, por ejemplo, se le agrega zapallo porque es el tiempo, mandioca… ¡Riquísimo! Con verduras se hacen ravioles, agnolotis… 


¿Qué les dirías a los jóvenes de hoy?

Les diría que tratemos de tomar conciencia, que la vida en el campo es lo mejor, que las forestaciones no sigan avanzando en nuestra sociedad (…) Es mejor los jóvenes seguir estudiando, seguir progresando, trabajar con el campo, sostener el campo, trabajar con la tierra es una terapia para nosotros porque nos da cura, el campo es lo mejor, creo que la ciudad no te brinda lo que el campo te da porque todo lo que está en la ciudad es artificial, y todo lo que está en el campo es natural. Así que tenemos que seguir adelante, con el autoestima bien alta y decir, cuando alguien te pregunta de dónde sos: “soy del campo y he nacido ahí”. No hay que negar el origen nuestro, siempre hay que valorizar lo nuestro. El campo es lo mejor (…) porque hay un silencio total. Les pido que siempre acompañen a nuestra gente del campo.


Audio completo: